Arturo Castañeda Olalde en Amealco

Por: Ernesto Caltzontzin.

Para cerrar los quince días de presentación del Plan de Trabajo a Rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca, arremetió contra “la prensa amarillista” a quienes acuso de tergiversar sus declaraciones, por lo que en su intento por dejar en claro que  el  Rector tiene un ejercicio presupuestal transparente,  tropezó otra vez al abundar “cuando me han preguntado si existe corrupción en la administración central,  no he  podido desmentirlo, pero no porque la administración central sea corrupta, sino porque lamentablemente algunos funcionarios universitarios hacen un mal ejercicio del poder y abusan, asignando cargas horarias por favoritismo o por intereses políticos, nepotismo, aviadores”.

Explicó que es   en otros niveles   y  no Rectoría, donde se practican otras formas de corrupción y  no en el ejercicio de recursos que están controlados plenamente. Remató con un “yo no acuso a la administración central pero soy consciente de las prácticas corruptas de funcionarios administrativos que afortunadamente no son todos” añadió que las amenazas, la coacción del voto, la compra de votos, advirtió que eso es corrupción.

Tan sólo cien alumnos de 380 que conforman la población estudiantil de Amealco acudieron al último foro de presentación de la propuesta  del Plan de Trabajo 2818_2021 de los aspirantes a Rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro, situación que aprovechó una vez mas el director de la Facultad de Administración y Contaduría, Arturo Castañeda Olalde, para expresar su inconformidad ante los representantes de la Comisión  electoral por programar eventos cuando las clases habían concluido hace horas. No obstante, Castañeda cerró   quince días de presentaciones en cancha propia;  a pesar de que Teresa García Gasca, se jactó públicamente de acudir al menos una vez al mes a impartir cátedra en el campus Amealco aseveración que sólo recibió una actitud desairada de los presentes.

Sin embargo, tal revés para la Directora de Ciencias Naturales sólo provocó que ahora mirará hacia otros adversarios, “la prensa amarillista, que está tergiversando mis palabras, yo no acusé al Rector de ser corrupto” y  añadió que “si algo ha hecho la administración de Gilberto Herrera es transparentar  y fomentar la transparencia, no existe corrupción en la administración central” , explicando que todos los procedimientos y recursos se encuentran plenamente auditados y “todos los recursos que llega están tan controlados que hasta nos molesta”.

Sin embargo reconoció que las auditorías   han generado múltiples observaciones, mismas que explicó no quieren decir corrupción “cómo nos lo han tratado de hacer ver; las observaciones quieren decir que de acuerdo a los procedimientos con los cuáles nos auditan no estamos cumpliendo en procedimientos”.

Añadió que las prácticas de transparencia administrativa y financiera impuestas por el Rector tienen que continuar en el tiempo, ya que aseguró deben seguirse estas prácticas  de rendición de cuentas y lo  que se tienen que atacar es la corrupción que existe  con funcionarios universitarios que hacen un mal ejercicio del poder y abusan del mismo, “asignando cargas horarias por favoritismo o por intereses políticos, nepotismo, aviadores, una gran cantidad de faltas administrativas que tienen que ver con lo académico”

Por su parte, Castañeda Olalde, con el respaldo de todos los presentes, que prácticamente eran de su Facultad, refrendó que bajo su gestión en caso de alcanzar la Rectoría no habrá despidos injustificados, para que los docentes puedan dar con libertad sus clases, además que prometió una comunicación directa y franca tanto con sectores internos y externos con los que la UAQ tiene relación, ya que manifestó que la imagen actual de esta Casa de Estudios esta fracturada; además de buscar regularizar la situación de los docentes, muchos de ellos dijo que siempre han manifestado su amor a la Máxima Casa de Estudios de la entidad.

Añadió que el fin de la UAQ es generar profesionistas pero también egresados que se conduzcan con ética y solidaridad con la sociedad.

Blanca Gutiérrez  Grajeda, otra vez se fue contra su adversaria e indicó que mientras la UAQ  exige a la sociedad democracia al interior de esta Casa de Estudios no hay tolerancia y no se predica con el ejemplo” y aceptó que al interior de la UAQ todos los miembros se conducen con miedo ante la situación de “terror” que existe.